29 diciembre, 2016 cws

REGISTRO Y CONTROL DE LA JORNADA DE TRABAJO

 

REGISTRO Y CONTROL DE JORNADAS DE TRABAJO

Desde la Red Nacional de Abogados, (RNA) prestamos asesoramiento jurídico en todo el territorio nacional a las empresas también en materia laboral. En atención a ello, esta semana queremos transmitir cuales son algunas de las situaciones que, en el año que en breve estrenamos, debemos tener en cuenta en nuestras empresas para la evitación de disgustos ante las actuaciones inspectoras.

Con el RD-ley 16/2013, de 20 de diciembre, de medidas para favorecer la contratación estable y mejorar la empleabilidad de los trabajadores se incluyó en el Estatuto de los Trabajadores, en los artículos 12 y 35.5, mediante una disposición que contempla el registro diario de la jornada de los trabajadores y la obligación del empresario de llevar el cómputo de las horas de sus trabajadores a tiempo parcial.

A lo largo del año 2016, Inspección de Trabajo y Seguridad Social ha endurecido los controles, especialmente en lo referido a los registros de jornada y cuadrantes de trabajadores a tiempo parcial.

Pero, en la práctica, hemos comprobado que también se está efectuando una especial vigilancia en el registro de las jornadas de los trabajadores a tiempo completo, de tal manera que al empresario se le impone la doble obligación y ahora debe registrar y controlar que en cómputo anual, mensual y diario todos y cada uno de sus empleados cumplen con la jornada firmada en contrato y su porcentualidad en relación a la jornada pactada convencionalmente.

 

Así es como se evitar el fraude en la realización de las horas extraordinarias y procurar su correcta vigilancia, retribución y cotización. No obstante, la norma nítidamente habla del control de hornadas en contratos a tiempo parcial, pero en absoluto habla con la misma nitidez de la misma obligación de control sobre los contratos a tiempo completo. Jurídicamente, hasta ahora, era el trabajador quien debía acreditar que había realizado horas extras, en el momento de reclamarlas. Es más, la jurisprudencia solo exigía a las empresas que registraran el horario diario con el fin de compensar las horas extra, si estas se producían en la empresa. De lo contrario, no estaban obligadas.

Pero esto ha cambiado, tras dos sentencias de la Audiencia Nacional del 4 de diciembre de 2015 (caso Bankia) y otra del 19 de febrero de 2016 (caso Abanca). En ambas se concluye que las empresas sí deben llevar un registro diario de la jornada de sus trabajadores, para que los inspectores de Trabajo puedan determinar “si se superan o no los límites de la jornada ordinaria” y, por lo tanto, el trabajador ha realizado horas extraordinarias, implantando para ello los sistemas de control necesarios que permitan elaborar y gestionar el registro de la jornada laboral y conservar dichos registros durante cuatro años.

 

Para la empresa, supone una nueva manera de controlar a sus trabajadores que en algunos casos pueden sentirse especialmente vigilados dada la obligación de firmar o fichar tanto a la entrada como a la salida de su puesto de trabajo cada día, pero dicha obligación, debe ser entendida por ambas partes como necesaria para dar cumplimiento a la normativa y a la nueva línea de actuación inspectora ya que el incumplimiento del registro de jornada puede suponer, que en el caso de un trabajador con contrato a tiempo parcial, se presuma automáticamente a jornada completa, y que en el resto de supuestos las multas si es debido a cuestiones formales o documentales se muevan en una horquilla de entre 60 y 625 euros por una infracción considerada leve contemplada en el Art. 6.6 de la Ley de infracciones y sanciones ( LISOS); o si estamos ante un caso de incumplimiento de jornada la multa sería a partir de los 625 euros con un grado máximo de 6.250 euros.

No existe un modelo oficial para llevar a cabo este registro, pero el mismo debe contener la siguiente información, ni tan siquiera se puede imponer a la empresa la instalación de medios tecnológicos o mecánicos de control, bastando incluso la cumplimentación de un cuadrante diario de registro firmado por ambas partes.

 

En atención a la jurisprudencia antedicha, a la norma y a las directrices de Inspección de Trabajo, lo cierto es que en prevención de sanciones elevadas, debemos solicitar de los empresarios que procedan a hacer efectivos estos registros, siendo más rentable para las empresas adaptarse a estos cambios que proceder al pago de multas económicas que redunden negativamente en las cuentas de resultados empresariales.

Desde los despachos de la Red Nacional de Abogados (RNA), facilitamos a nuestros clientes asesoramiento laboral completo, y en especial, de cara al nuevo ejercicio, en los registros de jornadas ordinarias y extraordinarias, aconsejando en cada empresa, en atención al sector empresarial al que se dedique el sistema más rentable y preciso de control que facilite el debido cumplimiento de las obligaciones normativas impuestas.

Aránzazu Villaluenga Iturza

«Esta noticia no constituye asesoría jurídica de ningún tipo y Red Nacional de Abogados, sus asociados y el/los firmante/s del/ de los artículo/s no se hacen responsables de las decisiones que se puedan tomar sin la correcta y concreta asesoría jurídica proporcionadas por éstos dentro del marco del oportuno contrato de servicios.»